La historia de Gran Bretaña puede rastrearse a través de su arte durante más de 500 años. Un país que se enorgullece de su patrimonio y de los principios de la libertad democrática y personal, su arte -de Gower a Hogarth; de Holman Hunt a Cameron; de Francis Bacon a Emin- representa todo el caudal creativo de las tradiciones señoriales y libertarias de la nación.