Estilo elegante, directo al grano. Un verdadero londinense es fiel a sus raíces. Los sastres con tijeras y cinta métrica fueron los que dieron forma este aspecto carismático. La gran capital de mapa torcido e irracional es el terreno perfecto para contar tus historias.